lunes, 29 de agosto de 2016

¿Qué pasó con la herencia millonaria de Ricardo Fort?

Ricardo Fort falleció el 25 de noviembre del 2013 a los 45 años. Tras su partida, el mediático dejó una millonaria herencia que incluye un porcentaje de la fábrica familiar, departamentos y autos.


Sus hijos, Marta y Felipe, son los únicos herederos de Ricardo. El patrimonio que hoy les pertenece incluye un porcentaje de la empresa FelFort, autos radicados en Argentina y propiedades. Además los campos relacionados con la empresa. Sin embargo, la casa de Miami pertenece a su familia.

El esquema accionario de la empresa presenta que los chicos tienen entre el 15 y 16 por ciento de la empresa. La madre de Fort, Marta, tiene el 50 por ciento y el otro 50 está dividido entre sus hijos.


Tras el fallecimiento del mediático, su parte pasó a los chicos. Como dueños de la fábrica, están incluidos, al igual que sus tíos y su abuela, en la división de ganancias de la misma. Es decir que cuando la empresa distribuye utilidades, ellos perciben los dividendos correspondientes

Gustavo Martínez, íntimo amigo de Fort, quedó a cargo de sus hijos. Desde la empresa le entregan una mensualidad para la manutención de los chicos. Según allegados a la empresa, ese dinero es descontado luego de los dividendos que deban percibir los menores.



La administración de los bienes de los mellizos está a cargo de Martínez, que por su rol de tutor vela por ellos. Sin embargo, es controlado periódicamente  por un asesor demenores de un juzgado, por lo que él debe realizar una rendición de cuentas con frecuencia.


"Yo no uso los bienes de los chicos, ni quiero un centavo. Siempre fui independiente", explicó el tutor al portal Teleshow. Además, se desempeña como entrenador lo que le permite contar con su propio dinero.

Los rumores decían que Ricardo Fort había dejado una herencia valuada en 200 millones de dólares, sin embargo fue desmentido por su entorno que obvió dar detalles de la verdadera cifra. Según la revista Forbes, en 2013 Fort tenía una fortuna estimada en 11 millones de dólares. Conocido por su estilo de vida, el afirmaba: "Como no sé si me puedo morir mañana, quiero disfrutar ahora. Tengo tanto invertido que prefiero gastarlo".


La empresa Delicia Felipe Fort S.A., es el nombre fiscal de la empresa familiar que facturó 35 millones de dólares el año de la muerte de Ricardo. En 1997, marcó la industria de las golosinas locales, ya que fue él quien trajo la idea de abrir el mercado de barritas de cereal, pese aunque nunca se dedicó a trabajar en el negocio.

"Los chicos siempre recuerdan a Ricardo pero desde un lugar muy lindo. Ya están en séptimo haciendo el curso de ingreso para el secundario", contó con orgullo Gustavo Martínez.